Las empresas son plenamente conscientes de la importancia del público femenino a la hora de que un determinado producto tenga éxito en el mercado. El problema surge cuando, durante la etapa de diseño del producto, se perpetúan determinados estereotipos que pueden dificultar en la práctica su adopción por el público objetivo que se buscaba: el sector femenino.

Las decisiones de marketing siguen yendo por el camino de intentar conectar con la feminidad de las consumidoras: el color rosa, el amor, el deseo de mantener la silueta… no basta con querer atraer público femenino, sino que es además necesario realizar un análisis previo de la opción por la que se ha optado.

¿Es necesario crear una variante de nuestro producto específicamente para mujeres?

El primer paso y primordial antes de iniciar el desarrollo de una idea de este tipo es analizar objetivamente si el producto cuenta con unas características tales que haga recomendable diseñar una versión diferenciada para mujeres o, si por el contrario (y como sucede en la práctica totalidad de casos), nada va a aportar.

Un claro ejemplo lo podemos encontrar en el bolígrafo BIC diseñado para mujeres, la gama Bic for Her.
bicmujeres

En este caso, la marca BIC comete a mi parecer dos errores importantes:

  1. Crear una marca específica bajo el nombre de BIC for her da a entender que los productos anteriores no tenían las características necesarias para su uso de forma óptima por mujeres. En el caso de bolígrafos está claro que esto no es así, y a simple vista parece que nos encontramos únicamente con nuevos diseños que buscan tener un mayor atractivo para el sector femenino.
  2. Continuar con estereotipos en las paletas de colore escogidas (con base rosa, lila, morado, y cercanos) para el producto no ayuda, salvo a diferenciar aún más dicho producto del ordinario.

De hecho, es muy posible que si no se hubiera creado una gama específica para ella, y simplemente se hubieran vendido bolígrafos con estos diseños en las tiendas no se hubiera producido una percepción tan negativa por parte del consumidor.

Basta con leer algunos de los comentarios irónicos que se dejaron en Amazon para descubrir el error en la campaña

 —Oh. My. God. I’ve been doing it all wrong. There was me thinking I didn’t need to worry about whether my writing implement sufficiently reflected my gender. Thank you so much Bic for showing me the error of my ways. Perhaps Bic will also bring out a new range of pink (or purple) feminine spanners, screwdrivers, electric drills and angle grinders so that I can carry out my job as a bicycle mechanic without further embarrassing myself? Luckily my male colleagues have managed to keep their disapproval of my use of their masculine tools to themselves. I’m so ashamed. And re-educated as to my place in society. Thanks again Bic!

Otro ejemplo lo encontramos en productos como aperitivos, en los que en ocasiones se ha creado una versión específicamente para niñas, cambiando el formato del envase para hacerlo más atractivo. La pregunta es si realmente se recupera la inversión necesaria para obtener este nuevo envase, así como las campañas de publicidad asociadas, más cuando lo que ofrecemos es el mismo producto.

goldfish

 

Cuidado con incluir estereotipos en las características mismas del producto

Además de los errores en el diseño mismo de la campaña, como pueden ser la creación de nuevas marcas o las paletas de colores, muchas empresas caen en estereotipos a la hora de diseñar el producto en sí. En el caso de productos e alimentación, muchas veces los cambios realmente son mínimos, aunque se intenta reforzar aspectos relacionados con mantenerse en forma.

bimbomujer

Pan de molde para mujeres

Otro ejemplo lo podemos encontrar en la cerveza Woman, de la empresa Sargantana

woman

Una cerveza anunciada “para ti mujer”, con baja graduación alcohólica, y muy suave. De nuevo, además, continuamos pensando que únicamente el uso de una paleta concreta de colores es adecuada para el público femenino

woman2

En el caso de esta empresa, encontramos otro ejemplo en la cerveza Queen, cuyo diseño también parece revelar que se ha diseñado (erróneamente y continuando con estereotipos) para un público muy concreto

queen

En conclusión, a la hora de buscar mejorar el alcance de nuestro producto dentro del sector femenino es importante no caer en los mismos errores en que han caído tantos. No bastante con poner “para mujeres” en el envase y poner una etiqueta rosa, dado que lo que podemos provocar es una percepción muy negativa de los productos entre nuestros consumidores potenciales. En una época en que las Redes Sociales son tan importantes, y los usuarios pueden comentar sobre productos libremente en Internet, el análisis de estos riesgos en las etapas iniciales de diseño del producto es aún más importante.

Sígueme

Fatima Zohra Akarkoub

Consultora at Fase Consulting
Experta en Comunicación, Lenguaje, Márketing y Redes Sociales. Licenciada en Filología, traductora e intérprete de árabe y francés.
Fatima Zohra Akarkoub
Sígueme

Latest posts by Fatima Zohra Akarkoub (see all)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.